Luciano Ahumada, Universidad Diego Portales

Luciano Ahumada, director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de la Universidad Diego Portales, conversó con Hostname sobre la eventual llegada de la red 5G.

Descargar una película en cosa de segundos puede ser el sueño de muchos cinéfilos y parece ser que está cerca de convertirse en realidad. Y es que la eventual llegada de la red 5G podría conseguir esto. Sólo para hacerse una idea, se dice que la velocidad de esta tecnología sería 10 veces mayor que la del 4G, que tienen nuestros celulares actualmente.

Y es que si bien aún se encuentra en una fase de estandarización, se espera que para el próximo año se realicen algunas pruebas con el objetivo de determinar, entre otras cosas, las bandas de frecuencia que ocupará esta red.

Luciano Ahumada, doctor en electrónica y director de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones de la Universidad Diego Portales, recibió a Hostname para hablar acerca del proceso de estandarización de la tecnología 5G, sus características e impacto en el mercado y en la vida de las personas. ¡Te invitamos a revisarlo!

Cuando hablamos de 3G o 4G, ¿a qué nos referimos?

Nosotros tenemos redes celulares y éstas nacen originalmente con la misión de poder entregar un servicio de transmisión de voz, es decir, la gente hablaba por teléfono. Hoy lo hace, pero en menor medida. La evolución de la tecnología hizo que la red tomara también un segundo ámbito de acción orientada a la transmisión de datos, de contenido multimedia. Entonces tenemos las primeras generaciones donde había sólo tráfico de voz, con el paso del tiempo se fue agregando mensajería MMS, descarga de video o plataformas de video -a través de las cuales uno podía accesar vía datos- y con todo lo anterior aumentó, el requerimiento de velocidad de descarga.

De ahí fuimos pasando de la 2G a la 2.5G, a la 3G, a la 4G y lo que se viene ahora es la quinta generación de sistemas celulares, definida básicamente como una evolución tecnológica que ha habilitado la apertura de nuevos negocios, toda vez que la red ahora va poseyendo una mayor velocidad para la descarga de los usuarios finales.

Esta evolución en las distintas redes obedece a la globalización, a mantenernos más comunicados, pero también a la oportunidad de generar nuevos negocios…

Sí, es un agente habilitador para procesos de innovación tecnológica, definición de nuevos negocios, de nuevos nichos de mercado, sobre todo pensando en una red que te brinda una mayor posibilidad de descargar datos y a una menor latencia, entiendo este concepto como el tiempo que se demora en responder tu celular.

Red 5G

¿Cuál es la principal diferencia entre cada una de estas tecnologías que han ido apareciendo, desde la primera a la quinta generación?

Piensa que antes tú descargabas en un módem en  tu casa, de estos que sonaban, a bits por segundo o a kilobits por segundo. Ahora estamos hablando de gigabits por segundo. Entonces, en términos bien simples podríamos estar descargando una película 4K en un par de minutos si estuviésemos en una red a full capacidad. Eso obviamente te va a permitir hacer otro tipo de acciones que en tu teléfono hoy en día no puedes hacer, por no tener el ancho de banda suficiente. A eso es a lo que apunta la quinta generación de los sistemas celulares.

La red 3G acá en Chile se comenzó a implementar en 2007, pero en otros países lo hicieron desde el año 2001. ¿Qué podemos esperar, en relación a esto, con la red 5G?

Chile ha sido pionero en el desarrollo de sistemas celulares o en el desarrollo de sistemas de comunicaciones. Fuimos el primer país de Latinoamérica en terminar la digitalización completa en las centrales telefónicas, hablando de la telefonía fija. Y con el paso del tiempo hemos sido uno de los países donde mayor evolución tecnológica ha existido, mayor tasa de penetración de la telefonía celular, mayor velocidad en el tiempo en adaptarse a una nueva tecnología, el pasar de 3G a 4G, en el número de abonados que migran de una tecnología a otra, que creció mucho más allá de la velocidad esperada en un comienzo y así también fue de la 2G a la 3G.

Entonces, eso tiene que ver con el dinamismo que tiene el mercado chileno o a las inversiones que se han hecho en infraestructura históricamente para poder habilitar ese paso tecnológico y es de esperar, ahora que se está transitando hacia la 5G, que se dé lo mismo. Sin embargo, hay que decir que la 5G todavía no está estandarizada, no se sabe en qué banda de frecuencia va a estar, todavía se está trabajando en la estandarización de equipos, por lo tanto, hoy en día nadie podría estar instalando una red 5G toda vez que aún no finaliza su proceso de estandarización.

Un informe elaborado por una consultora internacional en 2015, ponía a Uruguay como uno de los países con mayor conectividad 4G en América Latina. Pasado este tiempo, ¿cuál es la posición de Chile, respecto al resto de la región?

Chile tiene un liderazgo claro. Por ejemplo, no es lo mismo hablar de Uruguay que de Chile. Sólo pensemos en metraje cuadrado, en superficie en ser cubierta. Pensemos en lo inhóspito de nuestro territorio, en el cual hay zonas realmente aisladas, que son de difícil acceso y pese a todo ello el nivel de penetración de telefonía celular es altísimo. Así que yo creo que nunca hemos perdido el rol de liderazgo.

Chile conectado

¿En qué etapa está la implementación de la red 5G? ¿Se puede saber si estamos atrasados o estamos en los tiempos adecuados?

La quinta generación de telefonía celular aún no se termina de pensar y en ese contexto no estamos ni atrasados, ni adelantados, estamos en espera de un proceso de estandarización que termine por definir incluso cuáles van a ser los equipos, cuáles son las características de los equipos, en qué banda de frecuencia van a estar trabajando…

¿Y hay una fecha definida para tener lista esa estandarización?

Hay grupos de estudio, grupos de trabajo que han terminado sus fases ya el año pasado, hay otras que están culminando este año y otras que van a terminar el próximo año. Todo depende del tipo de estandarización que realicen. Pero uno debiera pensar que de aquí a tres años ya deberíamos estar en una fase de instalación de esta tecnología y para ello el Gobierno también se está preparando en analizar cuáles son las bandas de frecuencia, empezar a hacer despeje de esas bandas, augurando un poco cuáles podrían ser los espacios que se van a requerir para el desarrollo de futuras inversiones en la quinta generación de sistemas celulares.

Se hablaba de que se podría utilizar una banda de 3,5Ghz, según las pruebas que se han realizado en Asia, Europa y Estados Unidos…

Es que eso no está definido. Se han hecho prueba de hasta 60Ghz. O sea, 5G no ocupa una sola banda, sino que ocupa varias. Va a ser una transmisión a múltiples bandas y dependiendo del tipo de uso, es la banda que se va a estar utilizando. Con esto, incluso aparecen conceptos nuevos. Hoy en día se habla de cloud computing, pero la red de celular de quinta generación que opere a la mayor tasa de transferencia y a la menor latencia va a requerir del uso de fog computing, que es otro concepto que va más allá de la arquitectura celular.

Esta tiene que ver con el manejo de información, la replicación y la distribución de la misma y en ese sentido es una arquitectura mucho más compleja para el fin que se quiere, que es tener una red celular de la máxima velocidad posible y que tenga el menor retardo en la entrega de información: un milisegundo desde que enviaste la solicitud, hasta que te llega la respuesta.

Banda de Frecuencia

Se dice que el 4G permite velocidades de hasta 100mbs, pero que las compañías telefónicas te dan hasta 20mbs de velocidad máxima alcanzable. ¿Es verdadera esta afirmación? ¿Podría ocurrir esto con la red 5G?

Todas las redes celulares tienen velocidades máximas teóricas y depende en gran medida de la arquitectura de red que se monte. Además de eso, depende de la congestión o del uso que se esté dando al acceso final dentro de tu área de cobertura. Visto de esa manera, es difícil que un usuario alcance en el 100% del tiempo o la máxima velocidad cada vez que se intente conectar. Esto, porque tienes otros usuarios que están haciendo uso de esos mismos canales, porque estás compartiendo ciertas antenas con otros usuarios para decirlo en términos simples.

Mientras más usuarios haya y mientras más grande sea la cobertura, menor es la velocidad que tú vas a alcanzar. Mientras más lejos de la antena, también más baja es la velocidad  que vas a alcanzar. Si estás al interior de una casa, la señal inalámbrica tiene que atravesar un muro y eso también va a bajar tu velocidad. Entonces, hay un sinfín de factores que afectan el rendimiento percibido por parte de un usuario de la red celular. Es por ello que los usuarios no alcanzan las velocidades máximas teóricas, aparte que la infraestructura a veces no está habilitada para un diseño máximo en términos de la velocidad de transferencia.

La infraestructura que necesita el 5G, ¿implica más antenas?

Por cierto. El 5G requiere de más antenas. Necesita antenas de menor cobertura, porque imaginemos que tenemos números de usuario por kilómetro cuadrado uniforme en todo el país, es decir, si yo vivo en una cuadra ahí tendré 500 usuarios, en la cuadra siguiente tengo los mismos 500 usuarios, en la que viene después los mismos 500, y así.

Mientras más grande es el área de cobertura de una antena, mayor cantidad de usuarios va a tener y con ello la velocidad que puede experimentar cada uno de ellos va a ser menor a la que si yo tuviese una antena de menor cobertura. Esto, porque menos usuarios van a hacer uso del total de los recursos que te provee esa torre. Eso requiere de otro tipo de diseño de red, donde tú tienes más postaje de antenas, cada una de ellas con una cobertura más pequeña, lo que aumenta la velocidad de los usuarios. Eso es un gran dilema, porque si quiero alcanzar las grandes velocidades de la quinta generación voy a necesitar instalar mayor cantidad de antenas.

 Antenas Celulares

A un usuario común y corriente, ¿cómo lo beneficiaría esta red 5G? ¿Podría descargar una película en cuestión de segundos?

Eventualmente. Esto, si es que la persona se encuentra cerca de una antena que no está congestionada y está todo bien diseñado. La red 5G se traducirá en una mayor velocidad de datos y menor tiempo de respuesta frente a sus solicitudes.

¿Y qué pasa con el Internet de las Cosas?

Eso no es parte de la arquitectura 5G. Eso es parte de lo que habilita el poder contar con una red de alta velocidad y baja latencia. El poder tener sistemas que están siendo medidos continuamente y que se pueden monitorear, va a ser beneficioso para la gente. Incluso en términos de ocio, tú vas a poder tener streaming 4K sin problemas dentro de tu celular. Esos son los beneficios derivados de poder contar con una arquitectura de alta velocidad y de baja latencia como propone la red 5G.

¿Qué es lo más complicado de dar este paso del 4G al 5G?

Coordinar a los distintos actores para poder realizar las inversiones de infraestructura que se requieren sobre un recurso tan limitado como es el espectro electromagnético.

Se dice que la tecnología 5G debería estar operativa el 2020. ¿Tú crees que va a ser así y crees que puede ser considerada como una revolución tecnológica?

El 5G va a revolucionar el mercado TIC, entendiéndolo como el mercado de la tecnología de la información y comunicaciones. Esa mezcla que se da entre los sistemas de información y las redes sobre las cuales opera. Porque ahora vamos a tener una red de alta velocidad a la que todos los usuarios van a poder acceder y eso claramente va a habilitar nuevos nichos de mercado, nuevos modelos de negocio y nuevas aplicaciones y servicios que van a mejorar la calidad de vida de todos nosotros.

Con respecto a lo otro, esperemos que en 2020 esté instalada, pero eso depende en gran medida de cómo se manejen las políticas del Gobierno y las empresas, la relación desde la parte política, hasta la parte inversión en la infraestructura de los operadores técnicos.