Ya has decidido tener un servidor virtual o VPS, es decir tendrás a disposición un entorno de servidor completo y muchos más recursos que con un hosting compartido.

Para muchos, un servidor virtual o VPS reúne los beneficios de un servidor dedicado y las bondades de la nube a un módico precio.

Ahora, debes tomar otra decisión, la que debe considerar el modo en que vas a interactuar con el servidor y el software que puedes llegar a ejecutar. Debes escoger un sistema operativo y las opciones son, distribución Linux o Windows Server.

Puedes hacer lo que quieras en ambos sistemas operativos, siempre con algunas limitaciones y en ambientes muy diferentes. A continuación te damos algunos datos que te ayudarán a tomar una decisión.

Valor

Las distribuciones de Linux son gratis (a menos que pagues por algo como Red Hat Enterprise Linux, que viene con un paquete de apoyo). Si escoges Linux, pagarás por el servidor, pero no por el sistema operativo.

Por otra parte, Windows Server es un sistema operativo de Microsoft y para usarlo debes pagar derechos de licencia, lo que aumenta el costo de tu servidor.

La variable del costo entre un sistema operativo y otro, no tiene relación con su capacidad.

Compatibilidad de software

Linux es un sistema operativo de código abierto y la gran mayoría de softwares de código abierto pueden ejecutarse en él. Es la opción más popular para web hosting, tanto así, que la mayoría de las empresas proveedoras de hosting basan sus planes en Linux, con frecuencia utilizando la distribución CentOS. La mayoría de los lenguajes de programación y aplicaciones familiares para los desarrolladores web son compatibles con Linux, y de hecho, muchos de ellos fueron creados con este sistema operativo en mente.

Si prefieres utilizar la tecnología de Microsoft, incluyendo ASP, ASP.NET, Microsoft SQL, IIS y otros, Microsoft Server es tu única opción.

Acceso y facilidad de uso

La principal diferencia entre Linux y Microsoft Windows Server es la forma de interactuar con el sistema operativo. Los servidores Linux se configuran de forma tradicional, se puede acceder a ellos mediante SSH y se controlan a través de una línea de comandos que no resulta compleja de aprender, aunque si no se está familiarizado con ella habrá que practicar un buen tiempo. La línea de comandos no es enormemente compleja de aprender, y es preferido por muchos. Pero no hay duda de que si usted no está familiarizado con la línea de comandos, tiene una curva de aprendizaje significativo.

Gerente de Administración y Proyectos en Hostname (www.hn.cl), adicto al pc e internet, aficionado del balón pie y gamer.