En un interesante artículo, la revista Times sugiere algunas señales que te pueden indicar que amas demasiado la tecnología, partiendo de la base en que hay una delgada línea entre amar la tecnología y amarla demasiado, lo que finalmente determina estar entre los seguidores o los obsesionados con ella.

-Revisas tu teléfono en la cama

Una reciente encuesta entre usuarios de smartphones de Estados Unidos reveló que el 84% de los encuestados revisa su teléfono apenas despierta. Si bien, no hay nada malo en querer permanecer conectado, los investigadores del Instituto Politécnico Renesselaer advierten que las pantallas brillantes de las tablets y los teléfonos, están vinculados a un mayor riesgo de trastornos del sueño y supresión de la melatonina. Otros científicos advierten que el uso del teléfono, aunque sólo sea para consultar tu correo electrónico, puede aumentar los niveles de estrés , algo que no quieres hacer en un ambiente dedicado al descanso y la relajación.

-Envías mensajes de texto a gente que está en el mismo lugar que tú.

Un estudio reciente la Universidad Brigham Young, muestra que el aumento de los mensajes de texto puede arruinar las relaciones, nada más que decir. Por lo mismo te invitamos a que la próxima vez que te veas tentado a mensajear a alguien a quien estás viendo a la cara, detente, puedes estar desechando una bonita relación.

-Tienes verdadero terror a salir sin tu celular

Hace algunos días atrás hablábamos de la nomofobia, y aquí está mencionada nuevamente. De acuerdo con un estudio del Reino Unido, más de la mitad de nosotros sentimos ansiedad cuando nos olvidamos de nuestros smartphones o este empieza a quedar sin batería. Y en muchos casos, el nivel de estrés causado por la nomofobia es similar al que nos causa esa maquinita del dentista que tanto odiamos.

-Te convertiste en coleccionista de clásicos de la tecnología

Coleccionista o acaparador, como sea, si no puedes deshacerte de ese celular tipo clamshell, beepers, o cámaras digitales que ya no usarás jamás, tienes serios problemas. Revisa tus cajones y si estos están llenos de tecnología que no usas intenta deshacerte de ella, si no puedes, definitivamente te estás obsesionando con la tecnología.

Y tú que otro punto agregarías a este listado?

Periodista en Hostname (www.hn.cl)

Visita mi perfil en Google Plus