“La Nube” es una de estas palabras del momento que todos usan pero no pueden definir exactamente. Aquí vemos, ¿qué es la Nube? ¿Dónde se originó? ¿Cuáles son los beneficios?

Ok, todos están hablando de la Nube, la palabra lleva al menos 10 años empotrado en nuestro lenguaje corriente en materia de informática, hosting, y servicios digitales. Incluso ha sido el sujeto de varios acontecimientos polémicos de los últimos años. Pero, ¿sabes realmente que significa – cuál es el sentido actual detrás de la palabra que en otros ámbitos se refiere a una acumulación de gotitas de agua en el cielo?

En realidad la Nube, en sus términos más simples, se refiere a software y servicios que se ejecutan desde el Internet en vez del disco duro de tu computador, y el almacenamiento y acceso a estos. Si usas alguna red social o algún alojamiento de datos online, ya estás usando la Nube, sin darte cuenta. Apple iCloud, Dropbox, Netflix, Flickr, Google Drive, Microsoft Office 365, Yahoo Mail – todos estos son servicios de la Nube.

Uso de la nube

Computación en la Nube

De hecho, la Nube a grandes rasgos es otra manera de describir el Internet – hace mucho que los diagramas de redes usan una nube para representar la natura nebulosa del Internet público en toda su extensión.

Computación en la Nube se refiere al proceso de compartir recursos para optimizar rendimiento. En la práctica eso significa utilizar una red de computadores y servidores para almacenar y procesar información, en vez de una sola máquina.

Orígenes

Aunque el concepto de computación en la Nube como lo que conocemos ahora parece un fenómeno bastante contemporáneo, de hecho sus orígenes se pueden rastrear hasta los años 50. Los computadores de ese entonces eran tan grandes que ocupaban una sala entera. Debido a las impracticabilidades (y costos) que suponía proporcionar un computador a cada empleado, se desarrollaron métodos de ‘uso común’, los cuales permitían a los usuarios compartir el acceso a los datos y al tiempo CPU. Mediante una terminal tonta los usuarios podían acceder y ocupar los recursos del computador de forma remota.

¿Suena familiar? Esta idea de “tiempo compartido” es justo la premisa de computación en la Nube, y del hosting compartido y los servidores VPS. Pero en vez de acceder a los datos de un computador gigante mediante una terminal tonta, accedemos al Internet o a nuestras cuentas de alojamiento a través de nuestros dispositivos conectados, y paneles de control en el caso del ulterior.

Con el invento y promulgación del Internet en los años 90, les quedó bastante claro a los ciberprofetas del día que en el futuro sería posible de compartir recursos en todo el mundo. Los ingenieros empezaron a retratar una nube para referirse a esa red de conectividad en sus dibujos de patentes. De allí se acuñó el término, y nació la Nube tal como lo conocemos ahora.

Acceso a la nube via terminales tontas

Ventajas de la Nube

Hay muchas ventajas que la Nube entrega a los internautas. Dado que los videos, fotos, documentos, juegos, otro software y sitios web que se alojan en la Nube están disponibles en cualquier dispositivo con conexión a Internet, puedes acceder a tus archivos desde cualquier punto del mundo.

Beneficios personales

Por un lado personal, la Nube te permite ver la mitad de un capítulo de The Walking Dead en tu tele en casa, y la otra mientras vas en el metro, vía tu Smartphone. Puedes jugar Candy Crush en tu iPad en casa y terminar el nivel en tu computador de la oficina (aunque por supuesto nunca jugarías Candy Crush en el trabajo.. de hecho, ¡¿quién está jugando Candy Crush todavía en 2016?!). Puedes comprar una canción en iTunes y escucharla desde todas tus dispositivos.

Beneficios empresariales

Por el lado de la empresa, la decisión de una compañía de “mudarse a la Nube” es muchas veces basada en razones financieras. Anteriormente, las organizaciones tenían que comprar sus propios equipos de hardware, el valor de los cuales se despreciaba a medida que pasaban los años. Pero ahora con la Nube, las empresas solo tienen que pagar por lo que consuman. Este modelo facilita la posibilidad de agrandar o reducir el uso de recursos según las necesidades puntuales de una organización.

Es por eso que la Nube es tan importante: puede significar el ahorro de millones de pesos al año.

En el pasado se ejecutaban aplicaciones o programas  desde software instalado en un computador o servidor físico, lo cual necesita una gran cantidad de espacio en disco, memoria RAM y tiempo CPU – por cada persona y por cada programa. En cambio la computación en la Nube permite el uso óptimo de las mismas aplicaciones y programas, pero vía Internet, y como tal no es necesario invertir en tanta infraestructura ni electricidad para alimentarla.

Trabajar en la Nube permite a tu empresa una agilidad, efectividad y ahorro en costos. Si tu empresa necesita acceso rápido y puntual a más recursos, la Nube la permite escalar instantáneamente. Al contrario, si necesitas reducir la cantidad de recursos que estás consumiendo, lo puedes hacer igual de fácilmente.

Beneficios de la Nube

Antes de mudar tu empresa a la Nube

Por todos sus beneficios, también hay desventajas asociadas a la Nube, así como hay veces cuando la Nube simplemente no es la solución adecuada para tu empresa. Una de las mayores preocupaciones en torno a la Nube es la cuestión de seguridad de datos, ya que la cuestión de quién es el propietario de la Nube y los datos alojados en ella sigue siendo bastante vaga.

Por supuesto, las grandes empresas de almacenamiento no son inmunes ante tales preocupaciones, y la mayoría ya han implementado salvaguardias, tales como la encriptación, para tranquilizar a los usuarios. Pero a la postre, como todo en nuestro mundo en pleno desarrollo técnico, la Nube sigue evolucionando, entonces es imposible predecir a que niveles de seguridad o inseguridad vamos a llegar en el futuro, o garantizar la inmunidad absoluta.

Al fin y al cabo, la Nube es conveniente. Todo lo que la Nube te permite hacer, almacenar y ahorrar, es asombroso. Hay un sinfín de beneficios que la Nube brinda a los usuarios, como también algunas desventajas. Si logras encontrar un equilibrio justo, no hay límites hasta dónde puedes llegar con la Nube.