Muchos sitios web en crecimiento y comercios online pueden verse limitados por un servicio de web hosting o hosting compartido. La opción de un web hosting puede ser una solución rentable para sitios más pequeños, pero otros proyectos necesitan más que eso. ¿Pero cómo puedo saber si lo que necesito es un servidor dedicado?

Espacio de almacenamiento

La principal limitación de un hosting compartido o web hosting es el espacio de almacenamiento, es decir, la cantidad de archivos que se pueden almacenar en el servidor. Esto puede ser un problema para los sitios que convocan a sus usuarios a crear perfiles y subir archivos pesados como audios y videos.

Este también es un problema para cualquier persona que quiere alojar varios sitios en la misma ubicación, especialmente si esos sitios tienen muchos usuarios. Piensa en el disco duro de tu computador, si eres el único que utiliza el equipo, tal vez podrás mantener el número de archivos y la cantidad de espacio de almacenamiento utilizado bajo control. Incluso si los números comienzan a subir, es una tarea relativamente fácil deshacerse de los archivos no deseados y ahorrar un poco de espacio de almacenamiento. Sin embargo, si compartes el computador, el espacio de almacenamiento se convierte en un problema más grande pues cada uno tendrá su propia opinión sobre lo que se debe eliminar o no.

Los servidores dedicados tienen mayores prestaciones de almacenamiento y el número de archivos sólo está restringido por el tamaño del disco duro que arrendó. Esto hace que los servidores dedicados se adapten a las necesidades de sitios como los que hemos descrito anteriormente.

Libertad de aplicaciones

Un hosting compartido está diseñado para satisfacer las necesidades de la mayoría de los usuarios. A menudo, esto significa soportar sólo una pequeña selección de aplicaciones web, tales como marcos basados en PHP, y en algunos casos Perl. Muchos otros entornos de aplicaciones Web no están bien soportados por planes de web hosting. Si deseas ejecutar un servicio integrado en Ruby on Rails por ejemplo, o un sistema de gestión de contenido a tu medida, tendrás que tener en cuenta la flexibilidad de un servidor dedicado.

También podrás apreciar la flexibilidad de un servidor dedicado si te gusta experimentar con los software más reciente. Mientras que la mayoría de los entornos de hosting compartido ofrecen instalaciones en un clic de paquetes de software populares como WordPress, en un servidor dedicado podrás instalar y evaluar el software que desees sin importar si es especializado o una versión beta.

Más ancho de banda

El hosting compartido proporciona suficiente ancho de banda para todos, pero los servidores en donde se alojan estos planes están más ocupados. Sin embargo, si tienes un sitio web con mucho tráfico, por ejemplo, un foro de Internet muy popular, o si tu servidor transfiere una gran cantidad de archivos, el ancho de banda de un hosting compartido no será suficiente. Un servidor dedicado te proporcionará el ancho de banda que necesitas para mantener tu servidor trabajando de manera fluida, así como la tranquilidad de saber que tus usuarios están teniendo una buena experiencia.

Un servidor dedicado puede ser una inversión importante, pero vale la pena. Una sola de las razones anteriores será motivo suficiente para considerarlo. Si el uptime del servidor y la flexibilidad es importante para ti, es hora de empezar a pensar acerca de lo que un servidor dedicado puede significar para tu proyecto.

Periodista en Hostname (www.hn.cl)

Visita mi perfil en Google Plus