Mantención del Datacenter

Continuamos con la segunda parte sobre un correcto mantenimiento para un Datacenter. Entérate de los tipos que existen y las estrategias que puedes utilizar.

En el post anterior, veíamos la primera parte de este artículo, acerca de cómo realizar una buena mantención a un Datacenter. En él vimos aspectos como a qué equipos es necesario hacerle mantención y algunas sugerencias para realizar una correcta supervisión de los equipos que intervienen en un centro de datos.

Y tal como anunciamos, en esta ocasión revisaremos los diferentes tipos de mantenimientos que existen y esbozaremos las estrategias de mantenimiento, para llevar a cabo esta tarea, de la mejor manera.

Tipos de mantenimiento de un Datacenter

Hay diferentes clasificaciones de mantenimientos de un centro de datos, dependiendo si éste se realiza antes, durante o después de que ocurre una falla. En cualquier caso, la consigna siempre es la misma: reducir los riesgos técnicos y económicos ligados  a los equipos.

Una recomendación que nunca está demás es asesorarse con empresas especialistas en mantenimientos de centro de datos, para que puedan resguardar los datos del negocio con éxito. Para esto es que existen distintos tipos de mantenimiento, que revisaremos a continuación:

– Mantenimiento Preventivo: Mantención de servidoresSon los que se realizan antes de que ocurra alguna falla, con el ánimo de adelantarse a alguna eventualidad. Tiene como objetivo preservar la vida útil de los equipos y minimizar posibles averías. Consiste en inspecciones y detección de eventuales problemas antes de que se presenten y pongan en riesgo nuestros datos.  Se suelen reemplazar piezas, ajustar componentes, limpieza de los filtros de ventilación y agua, además de cerciorarse de las condiciones generales en las que se encuentra la infraestructura.

– Mantenimiento Predictivo: Este tipo de supervisiones se hace en los equipos tecnológicos no invasivos y en los cuales se puede predecir que habrá algún tipo de falla intermitente, que puede poner en riesgo el funcionamiento del centro de datos.

– Mantenimiento Correctivo: Se realiza cuando ya se ha producido algún problema con los equipos, ha dejado de operar con normalidad o ha sufrido algún daño. Lo que intenta este tipo de mantención es detectar, identificar y arreglar el problema. A su vez, existen dos tipos de mantenimientos correctivos que son:

– No programado: La avería o fallo surge de forma repentina y es necesario solucionarlo de forma inmediata.

– Programado: La reparación puede esperar y se lleva a cabo cuando se cuenten con los recursos técnicos, de materiales y de personal. Busca corregir las fallas de forma planificada y sin interrumpir la operatividad del sistema.

Estrategias para un adecuado mantenimiento

Proteger tus servidoresPara diseñar un plan de mantenimiento para los equipos, se deben considerar diversos aspectos tanto operativos como técnicos, que permitan llevar a cabo la tarea, pero conservando la operatividad de la infraestructura. Por lo mismo es que es bueno seguir las siguientes recomendaciones:

– Definir las metas del programa de mantención, de manera cuidadosa. Qué es lo que se quiere cumplir, incluyendo aumento de seguridad y reducción de interrupciones no programadas en el sistema.

– La seguridad siempre debe ser primordial. Verifica que todo el personal que esté a cargo de la labor de mantención de un Datacenter, conozca lo procedimientos adecuados en esta materia, para sí evitar incidentes relacionados con la electricidad.

– La organización y la planificación pueden ser muy útiles. Es bueno elaborar un calendario para los procedimientos.

– Es óptimo contar con la documentación al día como referencias, garantías, historial de mantenimiento, datos y métricas, es decir, cualquier información que aporte a los protocolos. Estos papeles suelen contribuir a mantener el control del sistema y a determinar la solución a algún inconveniente.

– Siempre es bueno hacer pruebas rutinarias del comportamiento de los equipos, test de emergencias y sí revisar la redundancia.

– Elabora un inventario y mantenlo actualizado. Esto, ya que es difícil hacer la mantención de lo que no se sabe que hay. Es vital identificar todas las piezas y equipos de la instalación y registrar la fecha, lugar y datos de fabricación, como también sus condiciones de uso.

– Asigna prioridades. Es lógico que existan algunas actividades más importantes que otras, por lo que deberá determinares cuáles son, para así hacerse cargo de los problemas más urgentes.

– Delega tareas. Establece las labores que hay que realizar y asígnalas al personal involucrado en esta labor. Asimismo, identifica qué equipos necesitan usarse, qué entrenamiento se requiere y qué medidas en cuanto a seguridad deben llevarse a cabo.

– Los técnicos o el personal a cargo del mantenimiento deben transmitir la información de los equipos, el edificio y el rendimiento de la instalación en su totalidad.

– En lo posible, implementar un sistema de monitoreo y control de lo que se está haciendo.

– Por último, es conveniente solicitar un informe detallado de lo que se ha hecho y de lo que se hará en el próximo mantenimiento.

El mantenimiento de un Datacenter es un procedimiento que no se puede pasar por alto, si queremos ofrecer un buen servicio, en el caso de las empresas que ofrecen web hosting o para que simplemente los servidores de nuestra empresa funcionen como corresponde. Sólo es cosa de ver las pérdidas que se producen en términos económicos por interrupciones no programadas, para considerar que es una inversión y no un gasto innecesario.