Tienes problemas para entender o explicar la virtualización? acá intentaremos darte una mano, porque si bien no es una definición fácil, todo se simplifica cuando sacamos las palabras complicadas y le ponemos un poco de imaginación.

La virtualización se refiere a un concepto en el que el acceso a una sola pieza base de hardware, como un servidor, se coordina para que múltiples sistemas operativos “invitados” pueden compartir esa única pieza de hardware, sin que ningún sistema operativo “invitado” se dé cuenta que en realidad está compartiendo algo. (Un sistema operativo invitado es un sistema operativo que está alojado por la capa base del software de virtualización, que es comúnmente llamado el sistema host.) Un sistema operativo invitado parece, para las aplicaciones que se ejecutan en él, un sistema operativo completo (OS), y el propio sistema operativo invitado es completamente inconsciente de que se está ejecutando sobre una capa de software de virtualización en lugar de directamente en un hardware físico.

En realidad, tú tienes una experiencia similar cuando utilizas un computador. Al interactuar con una aplicación en particular, el sistema operativo “virtualiza” el acceso al hardware subyacente de modo que sólo la aplicación que estás utilizando tenga acceso a él  (sólo tu programa está habilitado para manipular los archivos a los que accede, escribir en la pantalla, y todo lo demás.) Aunque esta descripción sobre simplifica la realidad de cómo funcionan los sistemas operativos, al menos intenta capturar un poco de realidad: El sistema operativo se encarga de controlar cómo las aplicaciones acceden al hardware para que cada aplicación puede hacer su trabajo sin preocuparse sobre el estado del hardware. El sistema operativo encapsula el hardware, lo que permite que varias aplicaciones se utilicen.

En la virtualización de un servidor (el tipo más común de virtualización) puede imaginarte la virtualización  como la inserción de otra capa de encapsulación para que múltiples sistemas operativos puedan operar en una única pieza de hardware. En este escenario, cada sistema operativo cree tener todo  el control exclusivo del hardware, pero en realidad, el software de virtualización controla el acceso a él de manera que un número de sistemas operativos pueda trabajar sin chocar con otro. Lo genial de la virtualización es que proporciona nuevas capacidades sin imponer la necesidad de que un producto o proceso cambie.

La virtualización es realmente un concepto simple hecho complejo por todas las excepciones que surgen en circunstancias particulares.

Puede ser frustrante encontrarte obstaculizado por lo que parece ser un detalle nimio, pero, por desgracia, esa es la realidad de la virtualización. Si te paras a pensar, la complejidad tiene sentido pues se están moviendo múltiples sistemas operativos y aplicaciones en una pieza de software llamado hipervisor, que a su vez se comunica con el  hardware subyacente. Por supuesto que es complejo!

En conclusión, te debe quedar claro que la virtualización te permite compartir un recurso de hardware entre varios sistemas de software, pronto te contaremos porqué la virtualización es tan importante.

Periodista en Hostname (www.hn.cl)

Visita mi perfil en Google Plus