Términos y Condiciones de Hosting

Textos largos y conceptos complejos. En Hostname te explicamos lo principal al leer los Términos y Condiciones de un servicio de hosting.

Quizá leer un extenso documento de términos y condiciones al momento de contratar un servicio, no esté dentro de tus panoramas favoritos, pero es algo más que necesario, si más tarde, no quieres encontrarte con alguna sorpresa.

En la mayoría de los casos se trata de un aburrido texto, con jerga inentendible para muchos, más cuando hablamos de un servicio tan específico como el web hosting. Por esta razón es que es muy común que los consumidores acepten estos términos, sin antes leer una letra. De hecho, en 2010 una empresa inglesa lo corroboró con una particular situación.

El principal problema de hacer esto, es que podrás encontrarte con sorpresas desagradables y no tener ningún derecho a reclamo ya que diste tu consentimiento, sin estar plenamente consciente.

Sin embargo, como en Hostname sabemos que a pesar de lo que hemos dicho, probablemente no los leas de todas formas, queremos resumir los puntos más importantes en dichos contratos de prestación de servicios, para que saques algunas conclusiones.

¿Cuáles son las obligaciones que tiene la empresa?

Términos y Condiciones EmpresasEste apartado dice relación con los servicios que la empresa debe cumplir y prestar al cliente, empezando por compromisos como la confidencialidad de la información y datos que el usuario proveerá. Esto no podrá hacerse de ninguna manera, salvo que exista una autorización previa del cliente.

También existen otros temas a los cuales debe poner especial atención, como por ejemplo:

-En qué tipo de circunstancias la empresa no asumirá responsabilidades.

-Cuáles son las obligaciones que ésta tiene frente a los clientes.

-Qué es lo que pasa en caso de que la disponibilidad total de las páginas o los servidores que aloja la empresa, es inferior al porcentaje anual que se había prometido.

-Qué pasa en el caso de que un cliente supere el volumen de transmisión de datos que se incluye en la tarifa del plan contratado.

-Frente a qué situaciones la empresa tendrá la libertad de limitar o interrumpir el acceso del cliente a sus servicios y por cuánto tiempo.

¿Cuáles son las obligaciones que tiene el cliente?

Términos y Condiciones ClientesAcá también debes poner especial atención, puesto que debes verificar que como cliente estés dispuesto a aceptar los diversos requerimientos. Muchos clientes no aceptan algunos puntos por carecer de conocimiento o porque parecen un poco abusivos. Entonces, revisemos en lo que debes fijarte:

-Tal como ocurre con las empresas, ver las situaciones en las cuales se exime al cliente de responsabilidades

-Definir hasta qué punto es responsabilidad del cliente la protección y resguardo de sus datos.

-Qué tipos de servicios tendrá que administrar y para cuáles requerirá conocimientos técnicos.

-Ver las responsabilidades del cliente en torno a los recursos entregados y cuál es el costo que tendrá que asumir en caso de infringirlas, ya sea por causas propias o de terceros.

Pagos y devoluciones de dinero

Pagos y DevolucionesEste es otro ítem importante que no puedes dejar pasar. Debes revisar qué tan rentable es el término de devoluciones para tu empresa, considerando varios escenarios. Así, debes averiguar:

-Modalidades y plazos de pagos aceptados.

-Cuál es el plazo máximo para que el cliente solicite anulación del servicio por retracto y el correspondiente reembolso de dinero.

-Cuánto es el tiempo de garantía.

-Cuáles son las condiciones estipuladas para que exista la devolución del pago total.

-Si en el primer mes de contrato, el cliente no puede hacer un uso adecuado del servicio de hosting por responsabilidad de la empresa, chequear cuál es el plazo establecido para que ésta haga la devolución del pago en caso de que el cliente lo pida.

-Cuáles son los servicios cubiertos por la garantía de devolución o cuáles son los que no entran en la categoría.

-De existir una falla en el servicio brindado por la empresa, ver cuáles son las herramientas aceptadas para que el cliente pueda demostrarlo y obtenga el reembolso correspondiente.

Hay muchos elementos que debes atender, como los detalles del servicio, los límites, la renovación y término de contrato, el actuar del proveedor de alojamiento web frente a sucesos que sean de fuerza mayor, cuáles caen dentro de este ítem y un largo etcétera.

Ten en cuenta que cada empresa tiene un contrato distinto, incluso algunas pueden dividir el documento en términos y condiciones de acuerdo al servicio otorgado, como hosting, servidores VPS, Reseller, etc.

Antes de poner “Acepto”, asegúrate de esta totalmente conforme, ya que una mala decisión en esto, no sólo afectará a tu empresa, también puede repercutir en tus clientes.