El concepto de Internet de las cosas nace en el Instituto de Tecnología de Massachusetts y su idea básica es la interconexión de objetos cotidianos entre ellos y con la red. Así es, hablamos de refrigeradores, planchas, espejos, zapatillas con pequeños chips integrados capaces de procesar y transmitir información.

 Si bien ya hemos avanzado un poco con la enorme cantidad de celulares y televisores con internet que hoy se encuentran en el mercado, se espera que para el 2020 entre 20 mil y 50 mil millones de dispositivos se podrán conectar a la web.

Esto no sólo producirá un cambio a nivel global en el estilo de vida y la forma en que entendemos las cosas, sino además significará un importante aumento en la demanda de proveedores de hosting y datacenters, lo que tiene a los expertos apostando por un crecimiento sin precedentes en este tipo de industrias.

Según un estudio de Cisco, sólo en el 2013 el volumen del modelo de negocio del internet de las cosas aumentará a 475.000 millones de euros y en 5 años podría llegar a representar 10.900 billones de euros, debido a los nuevos mercados para las empresas, el desarrollo de la productividad y la disminución de los costos.

 

 

Periodista en Hostname (www.hn.cl)

Visita mi perfil en Google Plus