Marco Zúñiga, director de Chiletec

Marco Zúñiga, director ejecutivo de Chiletec, conversó con Hostname sobre la nueva industria digital chilena y adelanta el seminario ExpoChiletec Transformación Digital 2018.

“Construir una nueva industria digital chilena, con acción local y alcance global”, reza la misión de Chiletec, en su sitio web. Y es que esta asociación gremial, sin fines de lucro, reúne a más de 140 empresas chilenas que desarrollan tecnología desde Chile.

Por lo mismo, es que las distintas aristas que ofrece el mundo tecnológico son parte fundamental de los eventos organizados por Chiletec. El próximo será el 12 de junio, en el Hotel W, el cual abordará Big Data e Inteligencia Artificial.

En Hostname, socios de Chiletec, quisimos saber un poco más sobre esta cita con las nuevas tendencias en tecnología y conversamos con el director ejecutivo de Chiletec, Marco Zúñiga, quien anticipó lo que se viene en torno a estas temáticas y nos entrega su opinión respecto a la industria digital del país.

¿Cuál es el panorama actual de la industria digital chilena?

Si tomamos en cuenta el ecosistema nuestro en Chile respecto al tema digital, los números son buenos. Ahora, si tomamos el contexto internacional respecto a países de la OCDE, que es la métrica con la cual nos medimos, quizá estamos un poco más bajo, pero respecto a lo que es la región en general, estamos bastante bien. Esto lo vemos en la cobertura de la infraestructura tecnológica, el consumo de bienes y servicios digitales, disponibilidad de móviles, conectividad, acceso, implementación de servicios a nivel de gobierno electrónico, etc. Sin embargo, hemos perdido algunas posiciones.

Lo que ocurre es que en la actualidad, Chile está avanzando con una cierta velocidad y la preocupación nuestra surge porque los países de la región, si bien están más atrás, están corriendo un poco más rápido que nosotros. Y eso, como dicen en el hipódromo, se transforma en caballo alcanzado, caballo ganado.

Necesitamos retomar el impulso del desarrollo, de la inversión e investigación en digitalización en nuestro país. Y eso también para efectos de nuestra industria, especialmente la tecnológica que es la que representa Chiletec y que es básicamente de servicios.

La idea es que se transforme en una industria orientada a los productos, es decir a temas más empaquetados, que sean de más alto valor, que faciliten también lo que es la internacionalización. Hoy estamos en una posición que no es mala, pero tampoco es de las mejores. Necesitamos retomar el impulso en temas de desarrollo, de crecimiento y de impacto.

Y eso se hace con más inversión, entre otras cosas. Hay países que destinan mayor cantidad del PIB para estos temas, que los destinados por Chile…

Eso es importante. Según la OCDE nosotros invertimos en investigación y desarrollo sólo el 0,38% de nuestros ingresos. Por ejemplo, si tú tomas la industria de la leche, de su facturación completa, es decir de todos sus ingresos, deberías destinar al menos un 2,4%, que es el promedio de inversión de los países OCDE. Y en los países escandinavos la cifra es mucho más alta.

Nosotros estamos muy por debajo de esas cifras y lo peor de todo es que gran parte de esos números también están soportados por el Estado, a través de instrumentos CORFO, a través de la propia inversión que hace el Estado y es el sector privado el que está pendiente en términos de hacer esa inversión en investigación y desarrollo. Sabemos que esto conlleva un riesgo y es que la ganancia va en función del riesgo que corro y del tamaño de la apuesta.

En algunos casos probablemente va a fallar, pero sí va a generar un impacto importante en el país y ahí tenemos un problema de fondo en Chile: somos una cultura aversa al riesgo, le tenemos miedo a fallar y eso hace que nos inmovilicemos. Entonces, para hacer este cambio, no basta con los lindos discursos, hay que poner lucas en esto y eso significa aumentar los niveles de inversión en I+D, tanto en el mundo público, pero especialmente, en el mundo privado.

Pymes Digitales

En Chiletec también se dedican a ayudar a los emprendedores. Según su opinión, ¿cuál es el nivel de conocimiento que hay por parte de las pymes en la industria digital?

Chile llegó un poco más tarde a los temas de emprendimiento. En el año 2000 el tema del emprendimiento aún era algo raro, no se conversaba de forma muy amplia y no había mucha experiencia.

Lo que ha ido ocurriendo con el tiempo, es que el emprendimiento se ha valorado mucho socialmente, es una opción interesante. Lo que nos falta es que efectivamente exista mayor liquidez en algunos mercados, porque tenemos mercados que están súper concentrados; y que las grandes empresas comprendan –y eso ocurre en los temas de transformación digital- de que más que generar capacidades propias, hoy la relación entre las empresas más tradicionales y los emprendimientos son de muy alto valor.

Los emprendimientos a su vez tienen que ser cada vez más especializados, porque en la medida que tienen más especialización, son capaces de responder necesidades más concretas y ahí se empiezan a generar lo que son los ecosistemas. En Chile estamos avanzando gradualmente en los ecosistemas, que son espacios de colaboración empresarial en donde se aportan distintas capacidades y se establecen relaciones que son de ayuda entre los distintos agentes.

Según la misión de Chiletec, se destaca el hecho de “crear una nueva industria digital chilena”. ¿Qué tan importante es esto en la actualidad y cómo se puede llevar a cabo?

Básicamente por el perfil de empresas que tenemos en Chiletec, que son empresas que surgen del mundo del desarrollo del software y de la venta de  servicios. Es un desafío que tenemos, porque son industrias que escalan en forma lineal. Si yo quiero ganar más, tengo que vender más, es decir, siempre tengo una progresión que no explota y en el mercado de tecnología lo ideal es tener empresas que exploten y aquellas empresas son las que están basadas en productos y servicios, que son capaces de vender forma mucho más virtual, en disminuir las barreras para efectos de comercialización y que son capaces de generar canales.

¿Por qué es importante? Porque la industria tecnológica lo que logra son mayores oportunidades para las personas, mayor generación de riqueza, mayores oportunidades de desarrollo y eso lo da la economía digital. En definitiva, lo que hace la industria tecnológica es generar mejores empleos, brindar más oportunidades, genera mayores competencias  y esa la razón por la cual queremos fortalecer esta industria.

Empresas como Hostname son relevantes porque forman parte de una cadena. Por ejemplo, una empresa que quiera hacer eCommerce lo que menos se le ocurre es poner sus propios servidores, con su propio Datacenter. Hoy existen proveedores especializados para esto, donde uno va tomando distintas partes de la cadena de valor, porque en definitiva lo que tienes son herramientas para desarrollar tu negocio final.

Chiletec Day

El año pasado se lanzó la marca digital “Ch1l3, a Digital Country”, que tenía como misión hacer a Chile un líder en tecnologías de la información. ¿Cuál es la evolución que pueden ver  en torno a esta marca?

Es un compromiso súper fuerte por parte de ProChile, a nivel del Estado, y también de la industria. Hay que ser capaces de proyectar una imagen internacional fuerte, como la manzana o el vino, que hoy tienen un prestigio internacional. Lo que hace una marca país es que genera un efecto de confianza respecto a un producto o servicio.

Si bien las marcas tienen un cierto nivel de peso, hoy en día una manzana chilena, sólo por el hecho de ser una manzana chilena tiene un prestigio per se, más allá de la marca específica que puede tener y que le da valor.

En 2018 el foco está puesto en Estados Unidos y los países de la Alianza del Pacífico, para así instalar a Chile como un proveedor de servicios tecnológicos. Ahí el esfuerzo es principalmente de las empresas que están detrás de la marca, todas socias de Chiletec, pero ahora viene una segunda etapa en la cual el tema se empieza a abrir. Esto no quiere decir que cualquier va a utilizar la marca en cualquier contexto, porque la marca hay que cuidarla. El gran valor que hay detrás de una marca es que es un activo de confianza.

El tema está obteniendo mayor resonancia. Lo importante es que también empiezan a haber compromisos no sólo de la industria, sino que también de ProChile por ejemplo, que ha tenido un trabajo súper estrecho con los agentes comerciales y con los representantes de Chile en el extranjero, precisamente porque han ido entendiendo que esto es un proceso.

Y es que el Estado no veía a Chile como un proveedor tecnológico. Es como si tú dijeras “sabes que queremos posicionar a Chile como un proveedor de autos”, por ejemplo y Chile no fabrica autos, no está en la industria automotriz, entonces era como medio raro. Pero ya no, hoy se está entendiendo que hay una oportunidad en el mundo tecnológico, que tenemos valor, que tenemos oferta que podemos mostrar y eso es parte de ese cambio que hemos ido consiguiendo.

Y desde el extranjero, ¿se puede apreciar mayor confianza en Chile como proveedor tecnológico?

Sí, porque nosotros tenemos algunas ventajas comparativas como país. Chile es reconocido como un país que establece acuerdos internacionales, que es un país serio, que respeta sus leyes, que tiene un buen mercado financiero. Esos son elementos que van apoyando este rol y gradualmente se están comenzando a generar iniciativas de negocios ya específicas, porque a la larga, lo que importa son los resultados.

Desde ProChile señalan que las TI representan el 3,5% del PIB nacional y el 29% de las exportaciones totales de servicios no tradicionales. Sin embargo, indican que aún falta explotar el potencial del emprendedor chileno a nivel internacional. ¿Cómo se puede conseguir esto?

Esas cifras, que también son las que manejamos nosotros, hacen referencia principalmente a servicios profesionales, como servicios de programación,  de consultoría, de desarrollo de soluciones tecnológicas. Pero el desafío está en que seamos capaces de montar productos y servicios que después, radicados en cualquier parte, en cloud, en Datacenter, en plataformas de hosting, sean capaces de prestar servicios de forma global. Ese es el principal desafío, porque es la forma de poder escalar.

En África varios países han recuperado la experiencia chilena y han trabajado incluso con empresas nacionales que montaron por ejemplo el sistema de Servicios Impuestos Internos, como el tema de factura electrónica o las declaraciones por Internet. Las empresas que lo hicieron acá en Chile han estado desarrollando servicios afuera, entonces ahí hay aprendizaje, conocimiento acumulado que nosotros podemos aprovechar y empaquetar.

Hay que identificar los desarrollos  tecnológicos que hemos alcanzado, para qué industria, en qué contexto, los desarrollos en eGobernment y ver cuáles de estos temas se pueden exportar, porque esa es la forma de escalar.

Big Data

El mundo tecnológico abarca muchos temas, entre los que destacan el Big Data y la Inteligencia Artificial, que forman parte de la ExpoChiletec Transformación Digital 2018 a realizarse en junio. ¿Cuál es la importancia de estos temas en la actualidad y por qué es bueno abordarlos de manera específica?

Desde hace algunos años, en la industria en general, se habla de mega tendencias, que son las nuevas capacidades o servicios que permiten la implementación de nuevos modelos de negocio. ¿Cuáles son estas mega tendencias? Redes sociales, Big Data, inteligencia artificial, Internet de las Cosas, Blockchain, y algunas son muy antiguas. Yo estudié en los ‘80 y salí en los ‘90 de la universidad y ya desarrollábamos temas incipientes de inteligencia artificial (IA): redes neuronales, perceptrones, trabajábamos en lenguajes como Lisp, que permitían implementar estos modelos de IA.

La diferencia es que hoy, todos los temas de Big Data, de bases de datos tienen un desarrollo de mucho tiempo. En la actualidad, con las nuevas capacidades tecnológicas en términos del nivel de procesamiento, las velocidades que tenemos desde el punto de vista de las redes, la capacidad de storage que tenemos, hacen que tendencias como Big Data, que es el análisis de grandes volúmenes de información, puedan ser implementados.

Puede que algunos de estos temas vengan de tecnologías más antiguas, pero hoy tienen una capacidad de aplicación concreta. ¿Y por qué nosotros los promovemos? Porque hay algunos temas en los cuales nos guste o no, ya pasó la oportunidad en que Chile pudo haberse metido, como ocurrió con la biometría. Nosotros como país, éramos líderes en el año 2000 en temas de biometría a nivel mundial. Pudimos haber tenido tremendas oportunidades, pero producto de malas decisiones, desaprovechamos esa oportunidad. Chile  ya no fue un país de generación de oportunidades en el mundo de la biometría. No queremos que eso ocurra ahora.

Con el Blockchain pasa algo similar…

Con el Blockchain, que va a ser una de las temáticas principales del seminario del segundo semestre, hemos participado activamente en una mesa de discusión en el Ministerio de Economía, con distintos grupos de trabajo, precisamente para poder tener ahora discusiones sobre este tema, que no es nuevo, pero que está súper vigente. El objetivo es tener las conversaciones adecuadas, en los momentos precisos para ir dando respuestas.

En cuanto al seminario de Big Data e Inteligencia Artificial no es solamente un seminario pensado para que algunas empresas muestren marcas, también es un seminario de formación, porque habrá charlas especializadas, que permitan a mucha gente entender estos conceptos para poder ser parte de estos temas. Por eso nos motiva, porque creemos que a través del uso de estas nuevas tecnologías podemos crear una diferencia respecto al impacto en el  país, que es lo que queremos alcanzar.

El punto de vista formativo del evento se ve fortalecido con figuras como Martin Hilbert –profesor en la Universidad de California Davis- y Fabio Scopeta –director de Transformación Digital e Inteligencia Artificial en Microsoft Latinoamérica-. ¿Cuánto es lo que pueden aportar ellos a este evento?

Ellos están muy cerca de las discusiones mundiales de estos temas, ese es su principal valor. Hay muchos de estos conocimientos que uno puede adquirir por cursos en línea, haciendo auto estudios, pero eso sólo es la parte es la teórica. Podremos preguntarles directamente qué es lo que está pasando en algunos centros de decisión. Están muy al tanto de las distintas iniciativas. Nos mantienen frescos respecto a lo que está pasando en otros mercados.

Por último, ¿por qué la gente debería ir a la próxima ExpoChiletec Transformación Digital 2018 y qué es lo que se van a encontrar?

Primero, es gratuito. Es un evento que estamos desarrollando con cofinanciamiento de CORFO. Parte de las actividades que estamos desarrollando es apoyar a la formación de  profesionales. No van a ser charlas de divulgación para que una persona que tenga cero conocimientos en esto se meta, sino que es para la gente que ya está en el mundo profesional para que conozca con más detalles estos temas.

Esto es parte de los ecosistemas. El solo hecho de juntar empresas y personas ya tiene un valor, que en Chile también estamos aprendiendo. Participar de estos espacios no sólo es importante desde el punto de vista del conocimiento, sino que también del networking y claramente en esta industria, el networking es fundamental.