El mundo del hosting está lleno de conceptos que parecen muy complicados, pero en realidad es más simple de los que parece y a continuación te explicamos lo esencial que necesitas saber para comprender cómo funciona.

Para que cualquier sitio web se pueda ver en la red, debe estar en un computador conectado a internet, ese computador se llamará “Host”. Este “Host” puede ser cualquier equipo ubicado en cualquier parte del mundo, por ejemplo si lo quisiera, el computador de tu casa o el de tu oficina podría alojar tu sitio web. Todo lo que necesitas para alojar un sitio es: Energía eléctrica, conexión a internet y una dirección IP dedicada.

Cada computador o cualquier dispositivo que se conecta a internet tiene una dirección IP. Esta dirección es única y permite a otros equipos conectados a internet encontrar el tuyo. Es algo así como la dirección de tu casa. Pero también existen las IP dinámicas, que significa que el proveedor de servicio de internet asigna a una persona o negocio una dirección IP cada vez que se registra una conexión a internet, en este caso la dirección IP puede ser distinta en cada conexión.

Para que un sitio sea encontrado siempre en línea, necesita siempre tener la misma dirección IP, a la que llamamos dirección IP dedicada. Piénsalo como una fiesta, el dueño de casa será el “Host” o anfitrión, tal como llamamos al equipo que aloja tu sitio. Ese “Host” o anfitrión tiene una dirección que te permite llegar a la fiesta, tal como el equipo que aloja tu sitio tiene una dirección IP para que internet encuentre tu página web.

Las letras IP se refieren a Internet Protocol o protocolo de Internet. La versión actual de la IP es la IPv4 que tiene un formato numérico en forma de xxx.xxx.xxx.xxx, existen cerca de 4.29 billones posibles de combinaciones y por tanto 4.29 billones de posibles direcciones. Pero hay tantos artefactos conectados a internet  que estamos a punto de quedarnos sin opciones para IP. La solución es trasladarse a usar la IPv6 que tiene billones de opciones más.

Puedes tener tu propia IP dedicada en casa y hostear tu sitio, pero qué pasa si se corta la luz? O se corta tu conexión a internet?  O necesitas reiniciar tu computador?. Sucedería que tu sitio web, de pronto, no estaría disponible para nadie, lo que sería muy negativo para ti y tu proyecto.

Si cada sitio que visitaras se alojara en un edificio común y corriente, tendríamos un verdadero caos. Imagina no poder entrar a google.com porque quedaron sin luz o a ebay.com porque no pagaron su cuenta de internet. Si así fuera, los sitios estarían arriba y abajo constantemente y sería imposible confiar en la disponibilidad de la información cuando la necesites.

La solución para este problema son los servidores web, se trata de máquinas que existen sólo para disponer de sitios web a quien quiera acceder a ellos.  Pero estos servidores deben estar ubicados en edificios especiales llamados datacenter, construidos especialmente para alojar servidores web.  Los datacenter cuentan con diversas opciones de sistemas de respaldo y generadores para asegurar que todo se mantenga online. Tienen conexiones de internet de diferentes compañías para que si una falla continúe funcionando otra. Tienen  muchas otras características, todas con el objetivo de  hacer que tu sitio esté disponible 24 horas al día, los 7 días de la semana.

Periodista en Hostname (www.hn.cl)

Visita mi perfil en Google Plus