Página web antigua

Hemos hablamos sobre la importancia del diseño web y de tener un sitio web actualizado, no solo a favor de tus usuarios y clientes, sino en beneficio del SEO y las ventas.

 

Entonces, ¿cómo saber cuándo es el momento de dejar de hacer pequeños cambios y cuándo es tiempo de desechar tu sitio web actual para hacer diseño web totalmente nuevo y fresco? Puede que sea más pronto de lo que piensas.

Rediseñar un sitio web es más que incorporar una página, sino que implica reinventar el look por completo, es un cambio de imagen que enviará a tus clientes y usuarios el mensaje de que tu empresa está creciendo, fortaleciendo tu marca y la recepción de esta. Por otro lado, se debe tener en cuenta la inversión en tiempo y dinero que se deberá hacer y considerar que volver a diseñar tu página web puede ser un poco intimidante para aquellos que utilizan tu sitio web regularmente.

Veamos entonces aquellas cosas que puedes considerar para evaluar volver a diseñar tu sitio web:

 

Ha pasado tiempo:

Generalmente, se recomienda que los sitios web pasen por un rediseño cada 2 a 5 años, por lo que si estás llegando a cumplir ese plazo es probable que tu sitio web ya se vea un poco anticuado en relación a tus competidores. Un sitio web obsoleto puede ocasionar que los visitantes se pregunten si el dueño lo ha abandonado o si todavía existe la empresa. También puede dar a los usuarios la impresión de que no vas a la vanguardia , lo que puede ser perjudicial para tu reputación si tratas de demostrarte como un servicio moderno o tecnológico, incluso si tu información es actual, un sitio web con diseño web anticuado puede dar una vibración negativa.

Se ve poco profesional:

El lanzamiento de tu primer blog o sitio web comercial es una oportunidad emocionante que requiere mucho tiempo y esfuerzo. Con un millón de cosas que hacer, hay una buena probabilidad de que el diseño de una página web fenomenal no sea lo más importante en la lista de prioridades. Pero si dos años más tarde, todavía utilizas el sitio que te hizo tu hermanito, probablemente es tiempo de considerar un rediseño del sitio web. Un sitio web “principiante” puede dar a los usuarios la impresión de que no has estado presente ni que planeas estarlo por mucho tiempo.

Ya no coincide con tu marca:

No es raro que un dueño de blogger o de un sitio web comercial inicie su proyecto de sitio web con un tipo de público objetivo en mente, pero en el transcurso del tiempo se cambie de dirección y apelen a otro tipo de usuario. Tampoco es raro que un negocio cambie sutilmente lo que es o lo que ofrece con el tiempo, tal vez sin que el dueño ni siquiera se de cuenta. En realidades como esta los sitios web pueden quedar fácilmente atrás y un sitio web que no representa adecuadamente la marca actual de la empresa no va a atraer al público adecuado. Si hay confusión acerca de la marca, no puedes atraer a ningún tipo de público. Si crees que tu sitio web no es una verdadera representación de tu negocio actual, o si refleja más el pasado que el presente o futuro, necesitas un nuevo diseño web.

Si no es responsive:

Si diseñaste tu sitio web hace unos años tal vez no reparaste en la importancia de que ese sitio web se pueda ver en forma cómoda en dispositivos móviles. Se estima que la mitad de los usuarios acceden a Internet a través de un teléfono móvil o tablet. Independientemente de tu área o tu público objetivo, tus lectores potenciales no querrán esperar hasta que tenga un computador en frente para leer un artículo o pedir un producto online, es más, si ingresan a tu sitio vía dispositivo móvil y no les gusta l que ven, se irán rápidamente al de tu competencia. Si tu sitio web todavía exige a tus visitantes móviles agrandar la pantalla con sus dedos, definitivamente es tiempo para un rediseño del sitio web.

No está cumpliendo su objetivo:

Si bien hubo un momento en que cada empresa necesitaba un sitio web sólo para tener un sitio web, ahora se considera una mala práctica crear sitio web por el simple hecho de tenerlo. En cambio, ahora son utilizados en visitas rápidas para realizar algún tipo de acción, ya sea leyendo un artículo, haciendo una pregunta, comprar un producto, subscribirse a un boletín, entre otras. El número de acciones potenciales son ilimitadas y los sitios web suelen ofrecer más de una acción a sus visitantes. Si hay una gran cantidad de personas que acceden a su sitio, pero no hay acciones para demostrarlo, entonces algo no está funcionando, puede que tu marca no sea coherente, que tu llamado en acción non sea claro o que nos estés canalizando a los usuarios a los lugares adecuados dentro de tu sitio. Cualquiera de estos problemas puede llevar a una página web improductiva y todas son buenas señales de que tu sitio web necesita un rediseño.

Periodista en Hostname (www.hn.cl)

Visita mi perfil en Google Plus