El a, b, c de la seguridad informática: desde el autocuidado a los firewall

 

 

Cada día son más los internautas y/o compañías que han sufrido la violación de sus datos personales desde sus computadores, ocasionando no sólo pérdida de información, sino también una vulnerabilidad que podría traer graves consecuencias económicas y hasta demandas colectivas en el caso de las empresas. ¿Qué hacer? ¿Cómo proteger nuestros ordenadores?

La seguridad informática es el área que se dedica a resguardar la información contenida en la infraestructura computacional. Esto se logra mediante estándares, protocolos y metodologías que buscan minimizar los riesgos y que deben operar bajo tres principios: confidencialidad, integridad y disponibilidad.

Existen distintos tipos de herramientas para combatir estas amenazas; todas ellas apuntan a prevenir, detectar y corregir las fallas que puedan ocasionarse. Uno de los mecanismos más populares  es el cortafuego o firewall, el cual protege las redes internas o intranet de los accesos no autorizados, que en su mayoría provienen de Internet. De esta manera, comprueba la información y bloquea todo intento de ingreso malintencionado. También funciona a la inversa, es decir, impide que desde nuestro equipo se envíe información maliciosa. Existen principalmente dos tipos de firewall: de software y hardware.

Un firewall de software es aquel que se instala directamente en el pc. Algunos son de pago y otras versiones son gratuitas. Muchas veces vienen incluidos en los antivirus o pre instalados en los equipos de Microsoft. Además de ser de fácil acceso, una de las principales características de este tipo de cortafuego es que es sencillo de utilizar y se integra con otros productos de seguridad.

Otro tipo de firewall es mediante hardware y corresponde a aquel que se instala directamente sobre el router, que es el que en definitiva nos permite ingresar a Internet. Muchas veces, al adquirir este dispositivo el cortafuego viene precargado. Hay que considerar que este mecanismo es más costoso que el anterior, sin embargo, cada día son más las empresas que invierten en este ítem por la cantidad de computadores conectados.

Es posible también clasificar los firewall según su nivel de aplicación o de red. En el primer caso, estos son usados para los servidores proxy y los datos no corren de manera directa en las redes, ya que los datos están siendo controlados. Esto sirve para descifrar direcciones en la red ocultando el umbral del tráfico. En tanto, en los firewall de red entran en juego los puertos de los datos y la dirección de destino y arranque de la información. Los router entran en esta taxonomía.

Como consejos finales para perfeccionar la seguridad informática podemos sugerir: mantener actualizados los programas, sobre todo aquellos que vigilan el sistema, cambiar las contraseñas a menudo, cifrar nuestra conexión Wifi de manera correcta -jamás conservarla abierta- mantener con cuidada privacidad las redes sociales, contratar un web hosting o data center profesional y, por último, poner mucha atención a los archivos que se descargan o reciben mediante correo electrónico, puesto que pueden tratarse de virus o software maliciosos.

Gerente de Administración y Proyectos en Hostname (www.hn.cl), adicto al pc e internet, aficionado del balón pie y gamer.