Cuidar al Datacenter del calor

Revisa los mejores datos y consejos para mantener la temperatura adecuada para tu sala de servidores y así garantizar la operatividad del sistema.

Estamos en pleno verano y el tema recurrente por estos días es el calor y las altas temperaturas en la zona central del país. Y a pesar de que existen muchas personas que se encuentran disfrutando de unas merecidas vacaciones, existen otros, que deben seguir en sus labores habituales, como por ejemplo, cuidando el funcionamiento y operatividad de una sala de servidores.

Y es que debido a las altas temperaturas –que han alcanzado registros históricos de 37,3°C en Santiago en diciembre pasado y que por estos días bordean los 34°C- es que se hace necesario mantener los servidores en un ambiente fresco para que no presenten sobrecalentamientos y, por ende, fallas en el funcionamiento.

Hay que tener claro, que la temperatura no es el único factor que influye en el rendimiento de las máquinas, puesto que también existen otras implicancias que podrían generar algún incendio. Debido a la falta de control de estos factores es que podríamos tener pérdidas en nuestra empresa, incluso, a veces de carácter irrecuperable.

La temperatura ideal para los servidores

Calor en DatacenterSi bien no hay un solo factor que determine la temperatura adecuada de un Datacenter, sí es la más importante. Un promedio apropiado de temperatura para una sala con servidores oscila entre los 18°C y los 23°C aproximadamente.

Se debe evitar cambios drásticos de temperatura, ya que esto podría interferir con la ejecución de los procesos y dañar el hardware y software que no pudieron recuperar los valores ambientales, con la velocidad que se necesitaba.

Sin embargo, es bueno que conozcas algunos datos que pueden ayudarte a la hora de manejar tus servidores, para que no presenten inconvenientes, debido a la ola de calor que afecta a gran parte de la zona central del país.

– A pesar de la recomendación de que los equipos operen a temperaturas de 18°C a 23°C, el hardware puede trabajar en un rango más amplio, que va de los 10°C a los 38°C, pero bajo ningún motivo conviene exigir el máximo esfuerzo del equipamiento. Esto derivará en una menor vida útil de los servidores, lo que generará gastar dinero en nuevas máquinas.

– Una sala de servidores puede funcionar con temperaturas menores, pero el problema de tener la temperatura por debajo de los 18°C, es que repercutirá en nuestro bolsillo, ya que habrá que invertir en refrigeración, un ítem costoso.

– También puede operar a temperaturas mayores, pero si se suman más factores de riesgo, es más fácil que los equipos terminen sobre calentándose.

– Un sistema de refrigeración siempre es bienvenido, no obstante, puede que no resulte útil si el aire del lugar se encuentra caliente. Por este motivo, debes hacer circular el aire, tal vez con extractores, que permitan la renovación de éste.

– Si tienes la posibilidad, aísla lo mejor posible el espacio en donde se encuentren los equipos, para que no se vea alterado por terceros. Por ejemplo, el subir o bajar el aire acondicionado puede ser razón para que exista alguna avería en los sistemas, al igual que el calor que se produce cuando se reúne mucha gente en el mismo espacio.

– Por último, si ya te decidiste a invertir en un sistema de refrigeración, debes percatarte de que sea uno silencioso, ya que de lo contrario, el ruido podría ser un factor de molestia constante, para quienes trabajar cerca de los equipos.

La importancia de una buena mantención

Para evitar cualquier desperfecto, siempre es necesaria una buena mantención, ya que de esta forma podrás conservar los servidores y los equipos informáticos en buen estado. Lo más importante en este sentido es que debe ser ejecutado de manera periódica, evitando la acumulación de polvo y otros agentes que pueden intervenir en una correcta ventilación de los equipos. Con esto también lo que estarás haciendo es aumentar la vida útil de éstos. ¿Qué podemos hacer?

1. Mantener los servidores en lugares limpios y sin polvo ni tierra; en lo posible también es recomendable ubicarlos en donde no circule gente ni aire para así evitar una ralentización de los ventiladores y un incremento en las temperaturas, que ya de por sí son elevadas.|

2. Haz aseo en los servidores de forma habitual y de ser posible detenerlos, abrirlos y limpiarlos con cuidado.

3. Si vas a desconectar el equipo, toca otra superficie metálica antes de realizar la limpieza, ya que de así estarás descargando la estática.

4. Poner el equipo en una superficie aislada, retirando el polvo con los productos e instrumentos aptos para ello.

Ten en cuenta estos datos y empieza a resguardar tus equipos y tu Datacenter, para que el verano y el calor no sea un problema y puedas mantener a tu empresa operando de la mejor forma.